Image Alt

Ultra Fort Saganne

Flag_of_Mauritania_(1959–2017).svg
cysy_horizontal_RVB-01 (1) (1)

Corriendo por el Desierto del Sahara en Mauritania

Paso por la antigua ruta de las caravanas que llevaban mercancías por todo el oeste de África. Chinguetti y Ouadane son pueblos en medio del Desierto del Sahara. El tiempo no avanza
IMG_7834.JPG

VALORACIÓN

Dureza
Paisaje
Confort
Organización
Recomendación

INFO

Distancia : 180kms

Etapas: 4

Tiempo:  18:31hrs

Posición: 1

Zona: Desierto de Adrar, Mauritania

Fecha: 22 Octubre 2021

mauritania-map-1

Crónica Ultra Trail Fort Saganne

Mauritania es probablemente el principal destino del Sahara. Paisajes sublimes, dunas interminables, pueblos de arena, cañones, oasis verdes enclavados entre montañas de arena blanca y arenisca negra.

Desde 2017, se han reanudado los vuelos entre Francia y el desierto de Mauritania. Tras años de ausencia, su magnífico patrimonio cultural vuelve a estar abierto a los turistas. Hoy se vuelven a cumplir las condiciones de seguridad para que el Ministerio de Asuntos Exteriores francés ya no desaconseje formalmente el destino. Esta seguridad recuperada se ve reforzada en gran medida por la vigilancia general de toda la población de Adrar, que muestra total benevolencia al turismo y, por lo tanto, garantiza la mejor seguridad posible para los visitantes.

Mauritania es sobre todo una acogida, una hospitalidad, un espíritu de apertura y tolerancia del que nuestro socio Mohamed Ould Boubacar, un guía respetado y experimentado de Adrar, es el mejor ejemplo. Su perfecto conocimiento de la región, sus costumbres y los diferentes contactos es la mejor garantía de una estancia exitosa.

Sobre la carrera

Las cuatro etapas del recorrido no están señalizadas y cada corredor debe orientarse utilizando su propio GPS, siguiendo estrictamente el recorrido proporcionado por la organización.

Cada etapa está marcada con dos Check Points (CP) independientemente de la duración de la etapa. Allí encuentras un médico o una enfermera de emergencia para ayudar con los cuidados más importantes, pero cada competidor tendrá que ser capaz de manejar sus propios pequeños problemas.

En los CP también se dispone de agua fría y caliente y un lugar para descansar a la sombra. Durante la tercera etapa, el CP 2 está habilitado para permitir que aquellos que lo deseen puedan pernoctar allí.

Los participantes deben tener total autonomía alimentaria tanto durante las etapas como al final de cada etapa. La comida del «mediodía» no puede ser preparada por la organización por motivos logísticos y por la diferencia en la hora de llegada entre el primer y el último corredor.

Cada noche antes del anochecer, se prepara y servir una comida caliente a los participantes.

Aparte de los primeros kilómetros tras la salida, el recorrido es fundamentalmente arenoso, con pistas alternas, pequeñas dunas o dunas más sustanciales. La navegación GPS no supone ninguna dificultad mayor y es bastante sencilla a lo largo del recorrido.

Es muy recomendable el uso de polainas y los bastones pueden ser de gran ayuda en las dunas.

Crónica

Carrera de cuatro etapas para completar 170 kilómetros por las inmensas extensiones del desierto mauritano. Desde el sofá de casa aparentemente parece factible, pero en la realidad, mucho más dura de lo que ya imaginaba.

Al llegar al aeropuerto de Nouakchod, el calor intenso ya me sorprendió, estábamos a 49 grados. Al día siguiente nos trasladamos en el Valle del Adrar donde se iniciaba la carrera, en la inmensidad del desierto del Sahara, donde todos pudimos percatar que la carrera iba a ser dura al ver ese desierto lleno de dunas.

Diferentes nacionalidades presentes entre todos los corredores, la mayoría ya nos conocíamos y sabía que había nivel, pero en mi cabeza solo estaba yo.

Mi experiencia me decía que sería una carrera donde lo importante era cuidarse y llevar lo mejor posible esas condiciones adversas. Tendría que tener en cuenta tres factores vitales: el calor, la hidratación e ingesta de alimento y el ritmo de carrera. 

Si no controlaba estos aspectos, habría consecuencias que no quería ni pensar.

Las dos primeras etapas fueron muy intensas. El primer día corrimos unos 28 kilómetros y segundo unos 38 kilómetros que afronté en solitario a 48ºC. Buscando mi máximo iba rozando mi límite, con 178 pulsaciones de media y sudando sin parar, pero sacando una diferencia considerable a los perseguidores, ya comenzaba a tener esperanzas a estar en el pódium.

Pistas de 4×4, arena de desierto, valles montañosos y hasta Oueds (ríos secos) donde correr era multiplicar por dos el agotamiento.

Por suerte me fui acondicionando al entorno y en los campamentos vigilaba mucho lo más importante: beber, comer y descansar.

Justo llegué la primera etapa a meta. Salí muy fuerte para aventajar a mis perseguidores y menos mal que pude descansar en el campamento.

Se dormía muy cómodo y además tenia algo de comida y un buffet por la organización muy top.

La segunda etapa fue muy dura. Distancia y dureza de terreno me esperaban. Sabía que la segunda parte de la etapa era un Oued, río seco, y conservé bastante hasta llegar al control. Me iba distanciando de los otros corredores y eso me hacía no bajar el ritmo.

Al llegar al río, me entró un calor enorme y una ligera periostitis en la rodilla me preocupó bastante.

Llegué deshidratado. Tuve que tirar de experiencia para poder estar al 100% al día siguiente, que era la etapa larga.

Lo bueno que me esperaba una ciudad de antigua ruta de las caravanas y estaba super contento. Era lo que más deseaba del viaje

Chinguetti, patrimonio de la humanidad UNESCO fue el pueblo que nos acogió en la segunda etapa y el espectacular campamento bereber que nos montaron en Zarga en medio de las dunas, queda en mi memoria como un recuerdo imborrable.

Llegó la temida tercera etapa con 63 kilómetros, donde me alié con el segundo clasificado. Casi 9 horas de dunas y desierto, sacando lo mejor de nosotros. Deshidratados los últimos diez kilómetros de la etapa y con un calor extenuante, tiramos de experiencia y sacrificio para poder finalizar la etapa sin ningún problema serio. Dureza al límite, pero visto ahora, fuerza mental que siempre suma para otras carreras.

Muy buena recuperación en el increíble campamento de haimas en medio del desierto, en Tenouchert, donde se para el tiempo por un momento y olvidas que estás compitiendo.

Puestas de sol espectaculares, cielos estrellados y conocer a nómadas del desierto que viven de forma itinerante, ¡increíble! Con tormenta de arena incluida, esos momentos hacen más especiales estas aventuras.

Un día merecido de descanso donde nos intentamos parecer a esas gentes del desierto. Descalzos, deambulando por la aldea viendo pasar el tiempo, saboreando la soledad y el silencio envueltos de palmeras y arena en medio del Oasis. Uno de los grandes placeres de la vida.

Visita obligada a la escuela de la aldea. Niños sonrientes, juguetones y muy pícaros. Pero con una bondad desmesurada. Nunca sabremos que les va a deparar la vida, pero se notan los cambios. Sus preguntas son nuestras respuestas.

Última etapa de 38 kilómetros que decidimos también realizar con el segundo competidor, ya estaban las posiciones definidas, así que salí a conservar. ¡Qué descanso mental! Saborear el primer puesto mientras estás compitiendo es brutal.

Bajo la lluvia, sorprendente correr en el desierto lloviendo, sufrimos lo justo y solo nos quedó disfrutar hasta la meta quedando primer clasificado de la general.

Ceremonia espectacular en Ouadane, Patrimonio de la Humanidad UNESCO, con bailes regionales, saboreando la primera posición tan luchada y sobre todo aprender de cada viaje y de cada nueva aventura donde descubres lo que ya sabías, ganar nunca fue fácil y siempre hay que celebrar.

Info
Category:
Date:
Tags:

Contacta conmigo

Dime en que puedo ayudarte.

[contact-form-7 404 "No encontrado"]